Construyendo un personaje (creíble)

La creación del personaje protagonista es algo que debemos trabajar profundamente. Hay obras que basan su éxito en el carisma de sus protagonistas y otras que languidecen por la ausencia del mismo.

Debemos detenernos a pensar antes de empezar a escribir en cada uno de los aspectos que definirán nuestro protagonista: su aspecto, edad, trabajo, pasatiempos, gustos, pasiones, motivaciones, miedos, puntos fuertes, puntos débiles, muletillas, expresiones...

Y tan importante como preparar bien todos estos aspectos es tenerlos presentes a la hora de dar vida al personaje. De nada sirve darle una gran personalidad si luego la vamos modificando a nuestro gusto a lo largo de la novela ¡Ojo! Siempre podremos cambiarla, pero respetando ciertas reglas. Podemos cambiar su personalidad por la propia evolución del personaje, pero debemos hacerlo justificadamente o el lector tendrá la impresión de que está siendo engañado. También podremos cambiarla para adaptarla a determinada situación que nos convenga como escritores a lo largo del primer escrito, pero debemos tener en cuenta que haremos esto con efecto retroactivo y tendremos que adaptar su comportamiento previo a esa nueva personalidad que hemos decidido darle.

Pero es fácil darse cuenta de la importancia de construir un buen personaje principal. Lo complicado muchas veces, es poner a su alrededor a otros personajes con vida que no sean simples figurantes y tengan comportamientos con su propia personalidad. Para ello, algo útil puede ser hacer fichas de los personajes más importantes y tenerlas siempre a tu alcance mientras escribes.

Otro truco bastante útil y que nos ayuda a hacer los personajes aún más creíbles es basar su personalidad en personas de tu propio entorno o personajes famosos ya sean de ficción o reales. Así por ejemplo, podemos crear un antagonista bastante carismático haciendo que se comporte como lo haría Jose Mourinho. O podríamos obtener un “malo” bastante desconcertante si le dotamos de la personalidad del bueno de Andrés Iniesta. ¿No os parece?

Credibilidad VS Sorpresa

La construcción del personaje se complica cuando en nuestra narración cobra especial importancia. En estos casos debemos encontrar un equilibrio entre la credibilidad de sus actos, y cierto punto de sorpresa en su comportamiento. No podemos caer en el error de construir un personaje totalmente predecible, pero tampoco podemos hacerlo incoherente con la personalidad que le hemos dado.

Resulta sencillo crear un personaje con el que el propio escritor se siente identificado y cuyas personalidades son similares, pero… ¿Cómo saber el comportamiento de un personaje que es muy diferente a mí? Ahí está lo difícil de la construcción de los personajes. Yo siempre he pensado que ser escritor tiene algo de actor. Tienes que meterte en el papel de personalidades tan diferentes que en ocasiones llega a abrumarte.

Una forma de conseguirlo es tomarte tu tiempo y reinterpretar cada escena una vez haya sido escrita. Ponte en el lugar de uno de los personajes y lee la escena desde su punto de vista ¿Actuaría así, tal y como has narrado? ¿Es lógico su comportamiento? ¿Es normal que se haya quedado callado durante el tiempo transcurrido? ¿Es el asesino, y aunque el lector no lo sepa, debería mostrarse algo nervioso? Ajusta el comportamiento del personaje a la escena y repite el proceso desde los puntos de vista de todos los personajes que participan.

¿Te ha resultado interesante o útil? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Lectores Beta - admin@lectoresbeta.com
Mozilla Firefox Google Chrome
Página web optimizada para Mozilla Firefox y Google Chrome